DOCENTES DANU SE ESPECIALIZAN EN ENSEÑANZA INCLUSIVA

El Departamento de Admisión y Nivelación de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (DANU), realiza una serie de capacitaciones para sus docentes, de manera que estos puedan impartir clases a personas con discapacidad visual; todo esto dentro del Programa “Ponte en sus zapatos”, llevado a cabo como medio de sensibilización y formación en materia de inclusión, el mismo que contó con el apoyo de la Fundación Dr. Oswaldo Loor a través de su programa denominado “Luz”.

Jonathan Macías, promotor comunitario de la Fundación Dr. Oswaldo Loor, explicó que este es uno de los programas que se ejecutan con el objetivo de promover la inclusión social, laboral y educativa para personas con discapacidad visual de toda la provincia.También señaló que ofrecen un acompañamiento permanente a los estudiantes con discapacidad y capacitan a los docentes con estrategias para la enseñanza, a través de la experiencia de la Fundación con casos de personas no videntes o de baja visión. De estas capacitaciones también se hace partícipes a estudiantes sin discapacidad que estén interesados.

Los conocimientos que se imparten son variados y entre ellos se incluye: el sistema braile, adaptaciones para baja visión en caso de que se necesiten lupas o telescopios; y estrategias pedagógicas para que el docente optimice tiempo evitando impartir clases distintas, sino más bien que las mismas sean totalmente inclusivas. También se capacita al maestro en el uso de la tecnología y se les dota de materiales necesarios para dictar las clases, por ejemplo: rengletas para la escritura braile, láminas en alto relieve o  impresiones braile. “Vamos donde está la necesidad, ese es el fin de la fundación. Se atienden anualmente alrededor de 150 personas; desde 4 años en conjunto con el gobierno provincial y desde hace 15 años como Fundación” manifestó el promotor comunitario.

Tatiana Alcivar, docente del DANU, señaló que esta es la segunda ocasión que se realiza este tipo de capacitaciones y explicó que es una experiencia enriquecedora, ya que el profesor aprende a comunicarse con estudiantes con deficiencias visuales y a mejorar el proceso aprendizaje-enseñanza. “Respecto a las tareas, ellos las entregan en braile, y gracias a las capacitaciones nosotros podemos calificarlas como cualquier tarea del resto de sus compañeros. Nuestro líder nos incentiva a venir y se lo agradecemos, ya que adquirimos un nuevo conocimiento que no solo nos beneficia, sino que podemos ayudar al estudiante de mejor manera y realizamos un aporte a la Universidad”.

Raúl Aguilar, tiene 18 años, es de la ciudad de Guaranda y padece de ceguera. Actualmente estudia Educación Especial, ya que espera poder regresar a su ciudad con una profesión que le permita ayudar a otras personas que posean su condición, y así también realizar un aporte a la sociedad. Raúl comentó que un principio eran varios los motivos por los cuales su madre estaba atemorizada al dejarlo solo en Manta, entre ellos el temor natural de toda madre al dejar a su hijo solo; pero sobre todo su estado.

El estudiante explicó que la posición de ella cambió al encontrarse con personas que les han ayudado, como sus maestros y compañeros, quienes han sido muy importantes para adaptarse a su nueva ciudad de residencia. “A diario, para ir a clases me encuentro con un grupo de compañeros en la parada del bus que está debajo de mi casa, vamos conversando y compartiendo hasta llegar a clases, y al finalizar las clases sucede lo mismo de regreso a casa” sostuvo Raúl.

El Director de Admisión, Victor Zambrano; manifestó que la universidad es abierta, con una visión amplia a la convergencia de las situaciones diarias. “Nosotros, como departamento, estamos para ayudar al estudiante, no solo en la parte académica sino también en la humana. Nuestras funciones siguen la línea de pensamiento que se lleva bajo la gestión del rector, Miguel Camino, ya que con este tipo de gestiones se beneficia de manera integral al estudiante, al docente y al entorno donde se desarrolla el aprendizaje” indicó Zambrano.

Además señaló que en el DANU existen docentes que tienen una larga experiencia en el trabajo con gente que padece algún tipo de discapacidad, lo que les ha permitido tener una visión distinta en temas de inclusión. Por otra parte resaltó que actualmente no existen barreras para ser profesional y que son estos estudiantes quienes a diario brindan una lección y ejemplo de vida en cuanto a superación, fuerza y aceptación personal.

Actualmente son 15 los estudiantes con discapacidad que se encuentran realizando la nivelación de carreras, mientras que en el período anterior se matricularon 41 con diferentes discapacidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *